Ruta por la provincia de Nuoro (De Orani a Barisardi)

Comenzando en el centro de Orani podemos realizar una ruta de aproximadamente 125 kilómetros por el interior de Cerdeña, sin duda, la parte más auténtica  y con tradiciones más marcadas y arragaidas.

En la via Gonare, en el viejo lavadero comunal reestructurado, tiene sede el Museo Constantino Nivola, inaugurado en 1995. La obras expuestas documentan las etapas significativas del recorrido artístico de  Constantino Nivola, ciudadano de Orani, y uno de los esculturas italianos más creativos de nuestro tiempo. Sus obras siempre parten de una relación ininterrumpida con su tierra sarda de origen, con la creación de esculturas de mármol, cerámica, bronce e incluso cemento. En 2004 incluso se expusieron los bocetos de los murales de grandes edificios publicos en Estados Unidos.

A unos siete kilómetros de Orani encontramos la periferia de Olzai, cuyo centro urbano se halla después de cinco kilómetros. En el barrio Sant’Anastasio, sobre la calle homónima está la Casa Museo de Carmelo Floris, donde vivió uno de los protagonistas del arte sardo del Novecento. El edificio, muy antiguo, fue adquirido por el ayuntamiento de Olzai, quién llevo a cabo una restauración bastante respetuosa con la estructura preexistente. La Chiesa de Santa Barbara custodia el interesante retablo de la Peste, realizado a finales del Quattrocento por un anónimo conocido como el Maestro de Olzai, considerado el primer exponente de una escuela pictórica propiamente sarda.

Dejamos Olzai para avanzar hasta Fonni siguiendo la  carretera 128. A través del Corso Carlo Alberto, la arteria principal de la ciudad, proseguimos hasta llegar al santuario della Vergine dei Martiri. El complejo comprende el convento, la basílica y la capilla de san Michele. Convento e iglesia se terminaron eb torno al 1632-33 y, a lo largo del siglo sucesivo se construirán las cumbessias y el oratorio. Las posteriores aportaciones arquitectónicas del XVII significaron la aparción d eun nuevo santuario denominado . Sancta Maria ad Martires, decorada por Pietro Antonio y Gregorio Are.

Reprendiendo nuevamente la carretera 128 en dirección sur, superamos Sorgono, y tras cuarenta kilómetros accedemos a Atzara, donde tiene sede el museo de Arte Modeno y Contemporáneo, en la plaza Antonio Ortìz Echague.Sus inicios guardan relación con los deseos de un grupo de pintores costumbristas españoles que a principios del siglo XX, fascinados por los aspectos culturales de la tradición local, convierten Atzara en un centro de elaboración de un lenguaje pictórico autóctono de inspiración española que dará lugar al desarrollo de reconocidos artistas sardos como Francesco Ciusa, Antonio Ballero, Giuseppe Biasi, Filippo Figari, Mario Delitala, Carmelo Floris, Stanis Dessy. Además dela sobras de estos pintores podemos admirar obras de Antonio Ortiz Echagüe, Bernardino Palazzi, Pietro Antonio Manca, Mauro Manca, Gino Frogheri, Antonio Atza, o Gavino Tilocca entre otros.

Continuando el viaje superamos el centro de San Priamo con su santuario del mismo nombre; y tras diez kilómetros se llega a Muravera. Digna de una visita es su iglesia parroquial de San Nicola, de forma stardogóticas y flanqueda de un campanario de sección cuadrada. (1609-10). En si interior, adornos marmoreos del XVI y bellas estatuas. No muy lejos podremos visitar la Torre dei cinque cavalli, del XVI, de gusto árabe, una tipología poco usual en Cerdeña.

Apenas a tres kilómetros Vilaputzu conserva en su casco histórico una bella iglesia del XVIII dedicada  ala advocación de Santa Caterina d’Alessandria, con una rica decoración de mármoles de gusto rococó en sus seis altares del interior, que se visten con esculturas ornamentales del XVI y XVII.

La ruta nos lleva finalmente  a Barisardo, pero antes visitaremos la chiesa romanica di San Nicola, del siglo XII, presenta una única nave cubierta por un techo de madera. En el exterior se despliega una decoración de arquerías decoradas con motivos geométricos.

En Basirardo merece la pena la visita a la chiesa parrocchiale di Nostra Signora di Monserrato, que cuenta con un campanario del XVIII de 35 metros de alto, proyección del hábil arquitecto piamontés Giuseppe Viana (1778). Presenta una cruz latina con una nave t tres capillas por costado. La cúpula octogonal se termino a finales del XVIII cuando fue complementada con eltar y los trabajos de mármoles de Michele Spazzi e Giovanni Battista Franco. En su interior hay una copia de la  S. Famiglia di Francesco I di Raffaello (1559) y una estatua de madera della Madonna del Rosario del napolitano Gaetano Franzese.