Galtelli

Para el turismo Galtelli es aún un pueblo poco conocido de la Barbagia, la zona interior y montañosa cercana al Golfo de Orosei. Afortunadamente Galtelli conserva el encanto del núcleo medieval, recordando a pueblos como Erice en Sicilia que son joyas urbanísticas que han permanecido casi inalteradas al paso del tiempo. Durante el medievo fue sede episcopal y centro administrativo del giudicato de Nuoro.

Lo verdaderamente fantástico es saber que detrás de un paisaje aparentemente de montaña, no dejamos de estar a unos 8 km del mar, y en contacto con algunas de las calas más bellas de Cerdeña como Cala Luna.

El pueblo de Galtelli es célebre por los sucesos que transcurren en la novela Canne al Vento, obra de la premio nobel Grazia Deledda, que consigue describir con asombrosa realidad el ambiente sardo del “entroterra”. Caminando por las calles veremos numerosas placas que indican elementos citados en el libro.

En el museo etnográfico de Sa Domu de Marras (sólo abierto de mayo a septiembre) hay piezas de la vida de la sociedad sarda desde el XVIII hasta el siglo XX, con vestidos, enseres, juguetes, herramientas agrícolas de los campesinos y de los pastores. El mismo edificio del museo es propiamente una joya a conservar, con su patio característico. Otro museo es el Giovanni Guiso, dedicado al mundo del teatro y la animación de títeres.

La otra visita cuya historia merece conocerse es la de la Iglesia de San Pedro y el cementerio. Se trata de un camposanto curioso, dado que en realidad ocupa el espacio que estaba destinado para la catedral, que por falta de recursos no llegó a concluirse, dejando a medio hacer el ábside  y el transepto. La Iglesia si que se terminó con el añadido posterior de la torre cuadrada.

Ya fuera de Galtelli  (a 2,5km) está una formación rocosa conocida como “Sa Petra Istampata”, en una de las faldas del Monte Tuttavista . Se ha declarado patrimonio natural y su “ojo” o arco natural es muy fotogénico.

Para terminar de ver Galtelli hay que mencionar el castillo de Pontes, en las afueras, y sobre un peñasco donde se piensa que hubo una fortificación romana. Hoy en estado ruinoso se levantó en el siglo XI y fue usado hasta el siglo XV.

El los alrededores de Galtelli merece la pena -además de los ya citados Dórgali y Cala Gonone- la gruta del Bue Marino, la tumba de gigantes de S’Ena e Thomes, el conjunto de nuragues de Serra Orrios o la cueva de Ispinigoli.