Olbia

Olbia, denominada por los griegos “ciudad feliz”  (en sardo Terranoa y en galurese Tarranoa), fue habitada ya antes por nativos de la civilización nurhagica. Fueron los cartagineses los primeros en establecer una colonia estable, y más tarde los romanos (238 a.C.) los que favorecidos por el magnífico puerto natural del golfo, normalizaron una actividad comercial floreciente que abarcaba desde el norte de África a la Hispania, la Galia, y por supuesto la península itálica.

Los continuos descubrimientos de barcos hundidos, -2 de época del emperador Nerón, 16 del siglo V d.C y otros 6 del periodo de los Giudicat sardos (organismos autónomos regionales de Cerdeña entre los siglos IX y XV)- demuestran la continuidad del comercio marítimo de Olbia a lo largo de la edad media.

Olbia se ha convertido en ciudad de entrada de los turistas que visitan Cerdeña, especialmente desde Italia, y el precio asequible de sus hoteles -frente a los de la Costa Esmeralda-, junto a la autopista que lo conecta con Alghero en dos horas, la convierten en un buen campamento base en el viaje por la isla.

El crecimiento de Olbia está intrínsecamente relacionado con el desarrollo turístico de la Costa Esmeralda a partir de los años 70. Desde entonces, el aeropuerto de Olbia se ha convertido en el principal de la isla, y no en vano recibe multitud de vuelos privados de la jet set internacional. Su puerto es el que mueve mayor número de pasajeros de toda Italia.

Que ver en Olbia

En el corte de Corso Umberto con Corso Vittorio Emanuele se halla el ayuntamiento, construido en 1932 siguiendo el estilo liberty. Esta parte es la más agradable para pasear e ir de terrazas, y la más transitada por los propios olbieses. En esta parte de Olbia hay edificios del XIX como el citado ayuntamiento, la biblioteca o el Palazzo Scolastico, y plazas abiertas como Reina Margarita y Piazza Giacomo Matteotti. Además del duomo, la iglesia principal es la San Paolo, con su fachada de granito local, -que es común en muchas construcciones- y su cúpula multicolor y esmaltada, de influencia árabe .

Una parte del acueducto romano se puede visitar en el centro, si bien el tramo mejor conservado lo encontraremos en la carretera a Abbas Cabu.

De la ciudad cartaginesa no se ha conservado mucho, tan sólo parte de la muralla púnica, sita en la via Acquedotto , unos cincuenta metros de grandes bloques cuadrados de granito; y restos de las viviendas púnicas en la Via Nanni.

Además de los yacimientos a cielo abierto de toda Cerdeña y el entorno de Olbia, (y con el objeto de entender mejor la historia de Olbia) no debemos dejar de visitar el Museo Arqueologico Nacional situado en un pequeño islote del puerto. Destaca por la importancia de las piezas, y por las explicaciones sobre los restos de los naufragios en el puerto de Olbia, hallados tras la construcción de un túnel.

Como llegar y moverse por Olbia

Si llegamos en barco con ferry o crucero, conviene saber que el puerto esta algo distante del centro de Olbia. Sin embargo, lo normal es que la compañía de cruceros ponga un autobús lanzadera que para en la via Umberto, el corazón de la ciudad. También podemos utilizar el autobús urbano que une la Terminal con la ciudad (No3).

Una vez en Olbia es importante saber moverse ya que si llevamos nuestro propio coche nos daremos cuenta enseguida que los múltiples nudos de carreteras nos plantean dilemas. Las playas no suelen estar mal indicadas, pero los yacimientos arqueológicos requieren buen sentido de la orientación y no cortarse a la hora de preguntar a los locales.

Alrededores de Olbia

Desde Olbia se pueden hacer multitud de excursiones de un día ya que las playas de la Costa Esmeralda están a apenas media hora. Una de ellas es la playa de Cala Razza di Junco al norte de Olbia, cerca de la localidad de Pittulongu, que se abre el Golfo Aranci repleto de calas de arena donde bañarse.

Hacia el norte iremos encontrando las poblaciones de Porto Rotondo y Porto Cervo, con las suntuosas villas de millonarios y sus yates amarrados en los puertos naúticos. Siguiendo más hacia el norte veremos el archipiélago de la Maddalena, que podremos visitar saliendo desde el ferry de Palau.

Los yacimientos arqueológicos de época nurágica abundan en la región de Olbia, dos de ellos son el pozo sagrado de Sa Testa, y el Nuraghe Cabu Abbas también conocido como Riu Mulinu.

Castillo Pedes

Cerca de Olbia, dominando la visión sobre Olbia y el puerto, se alza el castillo de Pedes. Su recuerdo evoca el periodo de los Giudicale (XIV), periodo en el que no dominada ningún poder soberano, y facciones batallaban por delimitar su influencia, entre ellos los pisanos y genoveses.

El parque maritimo natural de Tavolara, es una de las opciones de naturaleza más recomendables. Lo forma una impresionante isla de granito al sur de Olbia, cuyos acantilados rocosos de 600 metros, que cortan un mar multicolor. Se puede visitar con un barco que sale de Porto San Paolo, y a él acuden numerosos amantes del submarinismo.

La Sardegna ofrece servicios de alquiler de coches y reserva de alojamientos en hoteles en el Olbia y el resto de Cerdeña.