Castelsardo

Castelsardo surge como una nube amenazante e imponente después de conducir por la costa desde Sassari, y cuanto más nos acercamos a la falda de la montaña, más ganas tenemos de aparcar el coche y “escalar” hacia el centro.

Llamada en su inicio Castelgenovese, posteriormente Castelllaragonese, una vez explusada la corona de aragón recibió el nombre actual de Castelsardo.

La familia genovesa de los Doria fundó el núcleo de Castelsardo, sabedora de que con la fortificación sobre la defensa natural de la montaña, conseguiría dominar la región, y establecer un puente comercial y militar entre el continente (y en concreto Génova) y la isla.

El centro de la ciudad, anidado en las murallas es un entramado de callejuelas, rampas y escaleras que siempre en pendiente ascienden hacia el castillo de los Doria (Su Casteddu).

Andar por el centro cuando aún no han llegado los autobuses llenos de turistas es sumamente agradable, y podemos coger fuerzas parando en las numerosas tiendas de souvenirs, o sacando fotos de la gente local que sigue trabajando de forma artesanal sentados en las puertas de sus casas.

Calles de Castelsardo
Calles de Castelsardo

En Castelsardo no hace falta mapas ya que los caminos te llevan hacia los lugares más importantes, y uno de ellos es la Catedral de San Antonio Abad, levantada sobre el acantilado del que parece que cuelga. Es del siglo XVI y destaca la torre del campanario que está separada de la iglesia

  El crecimiento del siglo XX creó un nuevo barrio fuera de las murallas, Su Bagnu, cerca de las playas y que absorbió el flujo turístico que llegaba a Castelsardo.

Donde comer

Siendo Castelsardo un punto muy turístico, conviene escoger bien los restaurantes. Las especialidades son, como  no podía ser de otra forma en una villa marinera, el pescado y el marisco, Uno de los más auténticos es La Guardiola (Piazza Basione 4), cuyo nombre nos recuerda el paso de catalanes por la isla. Otras opciones son Ampurias (Via Genova), el restaurante Fofó , dentro del Hotel Riviera y con precios más caros; o la Trattoria Maria Giuseppa, en Via Nazionale, con buenos precios para los platos típicos.

Alrededores de Castelsardo

La pequeña población de Tergu a siete kilómetros es conocida por sus productos de cesta, y se puede visitar la iglesia de Nuestra señora de Tergu, en románico pisano y con una fachada bicolor que alterna piedra rosacea de origen volcánico y piedra calcárea blanquecina.

También es interesante el Museo Diocesano Beata Vergine Maria Assunta en Nulvi, uno de los más importantes en arte sacro de Cerdeña.

Otras opciones no muy lejos de Castelsardo son el Bosque petrificado de Martis. una auténtica rareza, y la Casa Museo de Seddini, una necrópolis nurágica excavada en la roca que fue almacén, vivienda y ahora museo.

La Sardegna ofrece servicios de alquiler de coches y reserva de alojamientos en hoteles en el Castelsardo y el resto de la isla de Cerdeña.

ALQUILER DE COCHES EN CASTELSARDO